Los murciélagos continúan en el menú en Indonesia pese a los riesgos vinculados al coronavirus

Los amantes de la carne de murciélago, ratas y serpientes siguen comprándola en los mercados especializados de Indonesia, pese a las recomendaciones oficiales de retirar la oferta de estos animales salvajes de las cartas de los restaurantes por miedo a la propagación de la epidemia de coronavirus.


En la isla de Célebes, los vendedores de un mercado en Tomohon conocido por su sorprendente oferta de animales exóticos a consumir a la parrilla o estofados, dicen que el negocio va bien y que los turistas curiosos vienen a observar su mercancía que escandaliza a los defensores de los animales.

Los científicos piensan que el nuevo virus, que ha matado a más de 1.100 personas en China y se ha extendido por una treintena de países, nació si duda en los murciélagos. Pero habría pasado por otra especie antes de transmitirse al ser humano, quizá a través del pangolín.